fbpx

El cante triunfa en Milnoff en el último día de Plazoletas

El cante ha sido el protagonista en el último día de Plazoletas del Festival Flamenco Milnoff. La jornada dedicada a la figura de Camarón ha puesto a grandes cantaores sobre los escenarios más callejeros con un buen ambiente y un público entregado.

El Paseo de los Tristes ha acogido la actuación de Carlos y David de Jacoba, que han ofrecido una actuación asombrosa; la voz mágica de David, último cantaor en acompañar al maestro Paco de Lucía, y la guitarra flamenca de Carlos, distinguido tocaor que ha destacado por su elegancia en el acompañamiento al cante.

Los hermanos de Motril demostraron su gran compenetración y ofrecieron un programa compuesto por taranta, soleá, fandango y bulería, mientras que las nubes que volaban sobre la Alhambra han dado un respiro a la sombra.

La plaza de las Pasiegas se ha llenado para ver la actuación de Raúl Mikey Molina. El artista ha estado acompañado de Manuel Fernández a la guitarra, Estrella y Macarena Fernández a los coros y Benjamín ‘El Moreno’ a la percusión.

El conjunto ha interpretado un programa en el que han destacado el fandango de Huelva, taranto, tangos y soleá por bulerías. Los jaleos y los aplausos han sido una constante durante todo el espectáculo, llegando a resonar con gran fuerza con las bulerías finales.

Irene Molina ha cerrado esta primera edición de Plazoletas en el Festival Flamenco Milnoff. La cantaora granadina ha empezado el concierto haciendo muestra de su potencia vocal, acompañada por el guitarrista flamenco Manuel Fernández y el percusionista José Antonio Carmona ‘Habichuela’. La presencia escénica de Irene ha sido asombrosa y ello, unido a su torrente de voz, ha impuesto un silencio de admiración en el público de la Plaza Bib-Rambla.

La descendiente de los ‘Coloraos’, familia flamenca de Granada, ha ofrecido un recital muy variado, alterando los cantes antiguos con los más actuales y terminando, como no podía ser de otra manera, con un fin de fiestas por bulerías que ha hecho a los asistentes levantarse de sus asientos para aplaudir.